Colaboración UCMM

Tres agentes del grupo motor de UnaCiudadMuchosMundos UCMM 2018-2019, en pleno acto colaborativo. Massimiliano Casu, Paloma Calle y Laura Corcuera ponen en común sus prácticas de investigación artística en la plaza de Legazpi, sur de la ciudad de Madrid.

Al fondo a la derecha, Néstor graba el pegaso blanco de la plaza coloreado en la noche con vídeos-experiencias de personas que viven o han vivido en el barrio de Arganzuela.

Foto: Lukas Intermediae.

Anuncios

Crónica gráfica O.L.

UCMM_Performar lo Indecible_Operación Legazpix_2019

“Y lo hicimos junto a las más las 1.300 personas que acudieron a la plaza de Legazpi en la tarde del 10 de marzo de 2019. Para mí éste fue el éxito de Operación Legazpix: que la acción tornara de forma mágica el dispositivo violento cotidiano institucional (materializado aquel día sobre las vallas-cerco) tornar ese dispositivo en una fiesta bailable que nos permitió imaginar una ciudad otra y poner en el centro de la acción y la reflexión política los cuerpos y comunidades que habitan el espacio público. Unos cuerpos que tienen necesidades y derechos. Unos cuerpos que no son ni más ni menos que otros cuerpos. Unos cuerpos llenos de amor, formas, sensibilidades únicas y diversas”, LCGG.

Quiénes hicieron Operación Legazpix

PROGRAMA UNA CIUDAD MUCHOS MUNDOS 2 // UCMM 2018-2019

Artivistas: Ursaria (Dani, Isma y Sonia), Repiques Serranos (16 folk-serreins de la Sierra Norte de Madrid), Mari La Maña (Las Thatcher), Lourdes Elías, Carlos Eguía, Dua De Pel (Sonia Megías y Eva Guillamón), María Ruiz-Larrea, Lucía Mazarrasa, las MPSL (Mujeres Positivas Sin Límites), Ana Gutiérrez, Encarni, Ángeles, Espacio Juana Doña, Nekane y Alicia Rius, Espacio Vecinal de Arganzuela E.V.A., Local de Rutilio Garsís, Massi Casu y Rubén, Pablo Ruiz-Larrea, Ana Contreras, Alicia Blas, Diego y Vladi, Nadia Rosero, Amaranta Osorio, Joana Brabo, Yelena Cvéjic, Ainoa Mela, Sébastien Noulet, Javier Norambuena, Carlos López Carrasco, Diego del Pozo, Paloma Calle, Eduardo Galvani, Néstor Juez, Óscar, Santiago Barber, Palmar Álvarez-Blanco, Derrin Pinto, Juliana Notari, Miguel Ángel Nieto, Cecilia Barriga y Laura Corcuera González de Garay.

Técnicxs: Alex Castro y Massimiliano Casu.

Técnicxs Naves de Matadero: Carmen Abarca, Hita, Nacho, Alba, Miguel

Institución Matadero: Miriam, Santiago, Myriam, Marisa, Rosa.

Institución Intermediae: Paqui Blanco, Tommaso Marzocchini, Carmen Lozano, Adela y Emma.

AQUÍ ESTAMOS /SOMOS

OPERACIÓN LEGAZPIX trata de hacer accesible y activar la glorieta de Legazpi, abriendo un espacio público para el encuentro entre distintos cuerpos y comunidades que viven y problematizan eso que llamamos “Madrid”. Circular, merodear, husmear, contemplar un espacio inaccesible geográficamente que se convierte en lugar&tiempo performático donde decenas de activistas, colectivos sociales, artistas y científicas de diversas áreas y procedencias van a jugar juntas. Una acción colectiva con forma de “cuadro viviente”. La acción afecta y es afectada por aquellas materias (vivas y no vivas) que la componen, compusieron, compondrán.

Esta acción forma parte de la investigación UNA CIUDAD MUCHOS MUNDOS (Intermediae-Matadero) y se basa en un trabajo de interlocución con el vecindario de la ciudad de Madrid y de los pueblos de Madrid; territorios donde LCGG ha recogido propuestas de intervenciones para esta rotonda. Por ejemplo, acceder a la plaza mediante un paso de cebra ficticio, bailar jotas, jugar a las cartas y al dominó, lavar la ropa, merendar, pintar un lienzo en caballete, hacer un póster del colono de Filipinas, leer el periódico en un banco o regar las plantas, entre otras acciones. Todas las intervenciones serán respetuosas con el monumento ecuestre y con los parterres de este jardín circular urbano.

¿Quieres venir a jugar el espacio público?  Domingo 10 de marzo de 2019, de 18h a 20h30, Plaza de Legazpi, Madrid, España, Sur de Europa.

CUENTA ATRÁS PARA UN CIERRE DE CICLO

Portada del documento borrador de UnaCiudadMuchosMundos2, elaborado por agentes de distintos lugares del Estado español y que se materializaría en la urbe de Madrid entre febrero de 2018 y marzo de 2019.

Casa Común en Obras

Carteles de actividades culturales cubren los muros de una institución cultural pública de Madrid, llamada Matadero. Hay mucho colorido y variedad en lo que se anuncia. Delante están las obras públicas. ¿Estamos reformando la estructura y accesibilidad de prácticas y expresiones creativas de la casa común? ¿Estamos alumbrando algo? ¿Cómo se asiste el parto colectivo en un lugar con nombre tanático?

CORRESPONDENCIAS EPISTOLARES

Estación de LegazpiX // Correspondencia con la verdad // Miguel López de Legazpi

Nacido en Zumárraga, Gipuzkoa, dentro de una distinguida familia rica, Miguel fue escribano en Arería, municipio donde su padre, el militar Juan de Legazpi, era alcalde.

El panel didáctico del Metro de Madrid (Línea 3, línea amarilla, parada de metro Legazpi) anuncia que el papá del chico internó a su hijo en los poderes político-económicos de la época.

Puro nepotismo, que en lugar de cuestionarse, es legitimado como una forma de hacer patria, hacer nación y construir reino en España.

¿Nos suena? “El tipo sintió que triunfaba”.

Sin derecho a herencia por ser el segundo hijo, este pijo vasco decide “hacer las Américas” justo después de que su amigo –el inquisidor y asesino de mujeres “brujas” Juan de Zumárraga– sea nombrado obispo de Nueva España y protector de yndios.

En 1528 Miguel cruza el charco.

Entramos de lleno en el DISPOSITIVO COLONIAL ESPAÑOL.

En México Miguel ejerce oficios burocráticos y se casa con Isabel Garcés, con la que tiene oficialmente nueve hijos. Sus nietos participarán en la colonización de Filipinas.

Sus atrocidades contra pueblos originarios y su participación en la Santa Inquisición como secretario de tribunal entre 1536 y 1543 (p.ej. procesos contra los cacicazgos de Tenhuitlán y Teutalco, acusados de practicar “ceremonias de sacrificio a los ídolos del monte de Tonaltepeque”) son premiadas con tierras, un alto cargo en la Casa de la Moneda y con la propia alcaldía de la ciudad de México.

En 1564 Legazpi (que ya tiene casi 60 años y no es marino) y su tío Andrés de Urdaneta se ponen al frente de la “expedición” hacia las Yslas del Poniente.

El virrey Velasco ha muerto y el gobierno colono está a cargo de la Audiencia, que se salta la demarcación portuguesa acordada en el Tratado de Zaragoza (1529). Portugal acumula también trayectoria colona y violenta en esta región.

España y Portugal ya habían “explorado” este archipiélago con Magallanes y El Cano, y también de la mano sangrienta del malagueño Ruy López de Villalobos (1542-1544), que “bautizó” el territorio como Yslas Filipinas en honor a rey español.

Los barcos españoles, con Legazpi y Urdaneta al mando, en lugar de Nueva Guinea (Australia), llegan a “las yslas de las especias” entre 1564 y 1565.

Legazpi se queda en el archipiélago asiático para “defender lo conquistado”. En total, 7.107 islas llamadas Guam, Leyte, Bohol, Samar, Limasawa, Panay, Mindanao, Andamán, Nicobar, Camiguín, Luzón, Cebú… Los más de 30 pueblos nativos (hoy más de 175 grupos etnolingüísticos) intentaron resistir, pero fueron torturados, aniquilados y obligados a ceder sus tierras a España.

El pueblo tagalo terminó por entregar la ciudad Maynila, que Legazpi llamará en 1571 Manila cabeza de la Nueva Castilla. La capital de los “dominios” españoles en Asia es transformada en una ciudad intramuros y otra ciudad extramuros a la que es desplazada la población indígena superviviente.

Legazpi reproduce en el sudeste asiático el modelo de colonización de América, a base de conceder “encomiendas” a los colonizadores. Los agustinos evangelizan mientras los comerciantes expolian.

Una de las muchas consecuencias de las “aventuras” de Legazpi y Urdaneta en Filipinas fue el trazado de la ruta por el Pacífico, Manila-Acapulco-Manila, línea comercial de extractivismo de materias primas que funcionó durante dos siglos y medio. Las mercancías eran transportadas por tierra de Acapulco a Veracruz, donde se embarcaban en las Flotas de Yndias rumbo a España.

La opresión española se perpetuará en el archipiélago del Pacífico durante más de 300 años. Legazpi morirá de un infarto en 1572.

En 2015 el Metro de Madrid hizo un convenio con la Real Academia de la Historia para difundir la figura de 54 personajes históricos (50 hombres y 4 mujeres) que dan nombre a las estaciones de la red y en las cuales se instalaron paneles informativos.

La función: transmitir la figura heróica de alguien y escribir la Historia. Pero ¿qué nos transmite este nombre?

Quizás Legazpi no sea tan conocido como otros conquistadores españoles de los siglos XV y XVI, genocidas leídos como héroes, estilo Colón, Cortés, Pizarro o Núñez de Balboa, pero sus atrocidades contra los pueblos originarios no son menores.

¿Ésta es la función de un héroe?